Esto pasa si mezclas humor y unos buenos pechos